«Soy mayor, no idiota»

Nuestros mayores lanzan un SOS a la sociedad: «Nos sentimos excluidos y abandonados»

Hay una parte de la población española cuyas dificultades en el acceso y uso de las tecnologías digitales hacen que no puedan aprovechar los beneficios que brindan los avances en la digitalización, hablamos principalmente de las personas mayores de 65 años.

La brecha digital, un nuevo factor de exclusión social

La imparable y excesiva digitalización de numerosos servicios ha provocado que la brecha digital entre las personas mayores sea cada vez mayor. En los últimos años, con la excusa de la pandemia, se ha incrementado la digitalización de las gestiones bancarias, sanitarias, de empresas de comunicaciones, de seguros, etc, que han sustituido la atención personal por la autogestión online.

Según datos de Eurostatat (2020) solamente el 6,5% de los mayores españoles tienen destrezas digitales como para manejarse de manera autónoma en entornos tecnológicos. Y solamente el 20% de los mayores de 65 años utilizan internet de manera diaria.

La brecha digital afecta a la dependencia de las personas mayores, agravando su soledad y aumentando a la vez, su aislamiento.

Soy mayor, no idiota

Carlos San Juan De Laorden, es el protagonista de llevar a cabo una iniciativa que ha tenido un gran impacto social y ha dado voz a otro problema “invisible”, que es la brecha digital y la dificultad que tienen nuestros mayores de adaptarse a esta nueva sociedad tan digitalizada.

Por su parte, Carlos San Juan, valenciano de 78 años, es el promotor de la campaña ‘Soy mayor, no idiota’ contra la exclusión financiera y por un trato más humano y digno por parte de los bancos. 

“Tengo casi 80 años y me entristece ver que los bancos se han olvidado de las personas mayores como yo, ahora casi todo es por internet. Nos quieren convertir a todos en trabajadores digitales; hacemos la labor del banco, pagamos comisiones y no cobramos nada», denuncia Carlos.

La realidad es, que muchas personas mayores están solas y no tienen a nadie que les ayude, y otras muchas, como Carlos, quieren poder seguir siendo lo más independientes posible también a su edad. Pero la brecha se agrava cuando optan por cerrar las oficinas, excluyendo a quienes les cuesta usar Internet y a quienes tienen problemas de movilidad. Con la excesiva digitalización abocamos a los mayores a ser dependientes sin que ellos realmente lo sean.

Puede que para una persona joven, un trámite digital no suponga ningún esfuerzo, pero para muchos mayores, sacar dinero o hacer una transferencia, se vuelve imposible si es por una aplicación. Carlos denuncia que ha llegado a sentirse humillado al pedir ayuda en un banco y que le hablaran como si fuera idiota, por no saber completar una operación. Y lo peor, es que ha visto ese mal trato también, hacia otras personas. 

«Se me puede decir mayor, viejo, abuelo, todo lo entiendo, pero no soy idiota. Duele mucho sentirse así. Las personas mayores existimos, somos muchas y queremos que nos traten con dignidad«, reclama el valenciano.

El resultado de la campaña de Carlos a través de change.org aparte de mucha repercusión, tuvo un resultado exitoso con más de 600k firmas, donde pudo conseguir:

  • Ampliar el horario de Att. al Cliente en caja
  • Dar preferencia a los mayores
  • Adaptar los cajeros, aplicaciones y webs para hacerlas más sencillas

Puedes ver el vídeo aquí, ¡Dale al play y conoce a Carlos San Juan, todo un SUPERABUELO!

Historias de superabuelos_ Carlos San Juan De Laorden

La conclusión a todo esto, es que aunque parezca difícil, iniciativas como la de Carlos, demuestran que los ciudadanos, si nos unimos, podemos tener mucha voz, y debemos de seguir moviéndonos para hacernos escuchar.

Este superabuelo empezó esta petición de firmas porque le dolía mucho ver a tantas personas desatendidas y pasándolo mal. Hoy, siente que una parte de la vida de esas personas va a mejorar.

Esa es la misión de Supernieto, dar visibilidad a la soledad que padecen este mismo grupo de personas afectadas por la brecha digital, y darles una mejor calidad de vida, mayor bienestar y mayor autonomía.

Cómo beneficia Supernieto a la brecha digital

¿Quién no ha ayudado alguna vez a sus abuelos o padres a usar un dispositivo móvil?

Pues eso mismo son los supernietos, ellos representan un nuevo miembro en la familia, que traspasa los límites del cuidado médico tradicional y ofrece ayuda verdaderamente cercana, como si de un familiar se tratase.

En Supernieto buscamos resolver los factores sociales que afectan a la salud de nuestros mayores, como la soledad y el aislamiento social, el acceso al transporte o el uso de la tecnología.

Este último punto, es el protagonista de este post. Y es que una de las misiones que tienen los supernietos, es ayudar a personas como Carlos San Juan, con el uso de la tecnología, a enseñarles a comunicarse con sus familiares a través de aplicaciones como WhatsApp o Zoom, a darles a conocer el mundo de las redes sociales o plataformas de streaming como Netflix, a explicarles cómo comprar online o reservar citas o revisiones a través de páginas web, o simplemente, cómo realizar o consultar sus gestiones bancarias a través de la aplicación móvil.

En Supernieto empoderamos a los mayores de 65

¿te gustaría recibir nuevos artículos?
¡Comparte esta historia!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

¡Déjanos un mensaje!

Te contactaremos en un periquete.

Lo de las cookies

El sitio web supernieto.com utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web, no se utilizarán para recoger información de carácter personal. Entenderemos que acepta su uso si continua navegando en este sitio, o salga de la web si no lo acepta. Encontrará más información en nuestra Política de cookies.